Una novela de Paul Auster con el telón de una Buenos Aires en crisis

 Pais  

     Luego de llevar al cine la novela de Adolfo Bioy Casares, "Dormir al sol," Alejandro Chomski se sumergió en un desafío que parecía imposible: adaptar "El país de las últimas cosas", la novela de ciencia ficción que Paul Auster publicó en 1987, a la pantalla grande.

       Chomski conoció al escritor estadounidense en una de sus visitas a Buenos Aires, en el año 2002, a través de unos amigos en común. Con el telón de una Buenos Aires muy golpeada por la crisis, los sucesivos encuentros que se dieron entre ambos, en los que intercalaron cine y literatura, desembocaron en una idea conjunta: adaptar el distópico mundo de la novela y llevarlo a la pantalla de cine. 

      Los siguientes años fueron tanto de adaptación, escritura e intercambios epistolares como de trabajo conjunto en el estudio de Auster en Nueva York. Lo que comenzó como una pequeña colaboración devino en un proyecto que lleva más de 20 años de trabajo común.

       Filmada en blanco y negro, El país de las últimas cosas, resultado del intercambio entre el cineasta argentino y el autor estadounidense, ya llegó a las salas argentinas a comienzos de marzo.

       La historia retrata a Anna,  que viaja a una ciudad devastada que una vez fue una metrópolis próspera para encontrar a su hermano desaparecido. En el transcurso de la búsqueda, conocerá y se enamorará de Sam, un periodista extranjero que busca salvar la mayor cantidad de información de la cultura del lugar.

        En medio de este desolado y caótico lugar, la búsqueda incansable de estas dos personas probará que aún, en las peores circunstancias, el amor es posible.

        Según dice su director, "estamos en un mundo distópico, pero el más moderno de todos, que es el de ahora. No sucede en un futuro sino en un presente atemporal donde las reiteradas crisis de los sistemas sociales de occidente han llevado a la desintegración de la democracia moderna".

   Agrega que "este país es imaginario, abstracto, pero representa un supuesto país hispanoamericano inmerso en una crisis agónica y sin fin. Un país con las comunicaciones cortadas, sin internet, sin electricidad ni correo. Un país a donde es difícil llegar, y del que es imposible salir... Este mundo del futuro, que imaginó Auster al publicar el libro en 1987, se ha vuelto prácticamente realidad en nuestros días". Auster

      Explica que "Anna Blume al principio es escéptica, la gobierna la esperanza;  sigue luchando, pero esta derrumbada, solo vive el día a día. Sam vive en el futuro, recolectando información para contar lo que pasó en el país de las últimas cosas. Cuando Victoria y Anna se conocen se enamoran de ese tiempo presente en el que están sobreviviendo juntas; junto a Boris, un adorador hedonista hasta la comedia frente a la tragedia diaria, del presente más inmediato".

    Según Chomski, el amor entre Anna y Sam, y la amistad con Victoria y Boris producen una toma de consciencia del momento presente como el único en el que pueden vivir. Anna entiende que está donde tiene que estar y en este gesto mínimo recupera la felicidad por vivir, que es lo principal en el film, la transformación de Anna en este mundo derrumbado de las últimas cosas.

     Con un elenco que conforman Jazmín Diz, Cristopher Von Uckermann, María de Medeiros, Juan Fernánez y Ettore D'Alessandro, "El país de las últimas cosas" cuenta con dirección de fotografía y cámara de Diego Poleri, eedición de Andrés Tambornino, dirección de Arte de Wilhem Pérez y música de Christian Basso.

   Alejandro Chomski nació en Buenos Aires en 1968- Estudió cine en Nueva York y en el American Film Institute. Dirigió los largometrajes Hoy y mañana (2003) Existir sin vos, una noche con Charly García (2013) y Maldito seas Waterfall (2016), entre otros.

3/2022

 

    

Eventos

Vie Jul 01 @16:00 - 05:00PM
Mariana Cincunegui y sus "Canciones Botánicas"
Vie Jul 01 @20:00 - 10:00PM
Mary Stallings, la cantante de Gillespie y Basie, en Bebop Club
Vie Jul 01 @20:00 - 10:00PM
Juventus Lyrica en el Teatro Avenida y una fiesta de la ópera