Las raíces de la música latinoamericana y los tehuelches como el pueblo elegido

Musica      Tehuelches

"La invención de la música latinoamericana. Una historia transnacional", de Pablo Palomino.

¿Cómo se volvió “latinoamericana” la música? La heterogeneidad lingüística, étnica y geográfica de esta región también es musical. Entonces, ¿cómo puede un mismo término abarcar corrientes sonoras y poéticas de tradiciones tan diversas —nativas y migrantes, afroatlánticas, andinas, urbanas, rurales, comerciales, vanguardistas, religiosas y nacionales—?

     Pablo Palomino reconstruye la historia transnacional de la “música latinoamericana” durante la primera mitad del siglo xx con un enfoque regionalista que concibe las naciones individuales como agentes y a la vez resultado de fuerzas imperiales, económicas e ideológicas.

      En ese recorrido, ilumina el rol crucial de los actores y las prácticas musicales —la educación musical, los rituales estatales, los mercados, las migraciones, los gremios, la industria del entretenimiento, la musicología, los escritos de los intelectuales y la diplomacia cultural— que postularon la existencia de una corriente particular, distinguible dentro de la polifonía del mundo, llamada música latinoamericana.

      En estas páginas, la exploración de la música latinoamericana conduce hacia la historia más amplia de la conceptua lización de la región. Tal como sostiene Palomino: “La música proporciona así un modelo para comprender ahora los mecanismos nacionales y transnacionales que siguen produciendo el lugar de América Latina en el marco de la cultura global conflictiva y fascinante que habitamos”.

 

"Los hombres más altos", de Fabián Martinez Siccardi

    "Los hombres más altos" narra las aventuras de Manuel Palacios, un seminarista salesiano empeñado en demostrar que los tehuelches, la etnia de la que él es mestizo, son un pueblo elegido. Para ello utiliza la figura de un bisonte unicornio que descubre en una pictografía en Santa Cruz y luego conecta con el unicornio bíblico y con la idea de que los tehuelches viajaron desde Asia Menor, atravesando el estrecho de Bering, llevando a esa bestia sagrada hasta la Patagonia austral para protegerla del mal según el pedido de Dios.

       “Mi historia patagónica - cuenta el autor-  tiene larga data. Mis bisabuelos asturianos llegaron a Santa Cruz en 1910 a trabajar como peones rurales. Mis abuelos también fueron trabajadores rurales pero con mucho esfuerzo y un poco de suerte compraron una estancia sobre el lago Cardiel en los años 1940, en una zona que no es buena para la cría de ovinos y la mayoría de los años terminaban con deudas. En esa estancia los peones eran como de la familia, vivían ahí (algunos morían ahí) y muchos trabajaron con mis abuelos durante décadas.

      Según Martínez Siccardi. "cuando iba a pasar los veranos con ellos pasaba mucho tiempo con estos hombres, acompañándolos en las tareas del campo y también en los momentos del mate y las charlas. Muchos años más tarde descubrí que la mayoría de ellos eras indígenas, mapuche o tehuelche que ocultaban su identidad por vergüenza, por miedo a la discriminación. Eso produjo un efecto profundo en mí, que en gran parte funcionó como motor al escribir la novela".

"Los hombres más altos"
 es una novela de aventuras, un thriller histórico, pero es también un canto de amor a esos hombres que devinieron en mis tíos y abuelos en una familia sin hombres (mi hermano mayor, mi padre y mi abuelo paterno habían fallecido antes de que yo cumpliera los siete años). Hombres que me enseñaron tareas, me contaron historias y me ayudaron a subir al caballo cuando el estribo era muy alto. Hombres que me acompañaron en esos largos veranos patagónicos cuando yo era el único chico en la estancia y que me hicieron sentir parte de un mundo que en otros sitios me era vedado.

12/2021

Eventos

Mar Ago 16 @18:00 - 07:00PM
"Las Fugitivas", los domingos en el Teatro El Crisol
Mar Ago 16 @19:30 - 09:00PM
La Madonnita, de Mauricio Kartun, sigue en agosto
Mar Ago 16 @20:00 - 09:30PM
María & Isabel, una tragedia isabelina